Los Cuentos de Hadas sin duda alguna son expresiones de las dinámicas familiares colectivas inconscientes y una excelente herramienta para las Constelaciones Familiares.

En mis sesiones de Constelaciones Familiares he comenzado a utilizar los Cuentos de Hadas como herramienta para que mis clientes encuentren en la historia su propia historia, lo que debe descubrir, lo que debe transformar para sanar. El trabajo emocional y espiritual a través de los cuentos de hadas permite estar abiertos sin resistencia a recibir lo que debemos sanar. A través de los Cuentos de Hadas comprendemos cuales son las decisiones que están alineadas con el destino único que cada quien quiere construir para sí mismo.

Hoy les quiero compartir una forma diferente de ver el cuento Pinocho.

La historia de Pinocho relata las experiencias de un muñeco de madera cuyo único propósito es encontrar la forma de convertirse en un niño de verdad. Tener un hijo de verdad también era el deseo del padre (el Carpintero Geppetto) que no teniendo un hijo propio, crea el muñeco de madera. A lo largo de la historia aparece el Hada azul a darle vida al muñeco pero no lo convierte enseguida en humano, tras lo cual me surge la pregunta ¿para qué el Hada hace la magia a medias?, si ella tiene la respuesta y da la vida, ¿por qué no lo convierte directamente en humano?

En mi opinión es la historia de nosotros, la historia del alma humana en su viaje por la evolución espiritual. Lo más curioso es que el Hada le dice a Pepe Grillo, el amigo de Pinocho “Y tú serás su consciencia”, el creador de la historia se refiere a aquella voz que nos va guiando, la intuición, la guía espiritual con la cual siempre contamos.

Así sale Pinocho al mundo lleno de expectativas, a cumplir su propósito de convertirse en algo superior… ser un niño de verdad.

Les invito a que la vean de nuevo o por primera vez pero con esta consciencia porque el viaje que le toca a este muñeco se compara al viaje de muchos de nosotros que hemos decidido despertar para encontrar la respuesta al ¿quiénes somos en verdad?, ¿cuál es nuestro verdadero propósito?, ¿para qué estamos aquí?, ¿de dónde venimos?… Los desafíos con los cuales Pinocho se encuentra y cómo se deja llevar por las tentaciones forma parte de un aprendizaje maravilloso que al final lo convierte en un niño de verdad.

Sí en el camino que eliges recorrer no llegas a saber quién eres de verdad… entonces elige de nuevo pero esta vez elige despierto, ve al cuento de nuevo pero esta vez consciente que eres Pinocho y que quieres aprender igual que él a encontrar al ser superior que vive en ti.