“Con amor, solo con amor, no basta. Tiene que estar en orden”  Bert Hellinger

Uno de los descubrimientos que más me fascinó cuando estaba capacitándome como Consteladora, tuvo que ver con los patrones de conducta que se encuentran en las parejas que elegimos. Patrones que vemos también en nuestra propia familia. Quiero que pienses y si puedes, anotes, quién fue tu primer amor.  Su nombre.  Qué exactamente hizo que te fijaras en esa persona.  Ve pensando en detalles de cómo te trataba y cómo esa persona te hacía sentir.  

Te lo pregunto, porque en esa primera relación de pareja, es donde podemos observar de una forma más clara que: “NO me enamoro de mi pareja sino que RESUENO con el sistema familiar de él o ella.”

Y entonces, ¿qué exactamente significa este concepto de resonar con su sistema familiar?

Nuestro Primer Amor.  El Amor Ciego.

Cuando nos enamoramos de alguien, no miramos a la persona, “miramos” a nuestro sistema familiar.  Es decir, vamos atraer a la persona que tenga en su familia creencias parecidas a las mías, patrones parecidos de comportamiento, incluso secretos, aunque yo no los sepa, enfermedades parecidas, ect. Las emociones, traumas y sucesos de mi sistema familiar  yo las llevo internamente y por ende atraigo eso que percibo.  

En mi práctica, cuando una persona viene por un tema de pareja, además de ir a su árbol familiar pregunto  por el primer amor. Normalmente la frescura con que “salimos” de nuestro clan familiar nos  lleva atraer alguien que traiga emociones que se han ido desplazando en generaciones anteriores. Nosotros no nos podemos dar cuenta porque están inconscientes pero si la vemos y observamos en el otro.

Y es que, según Bert Hellinger -(Padre de las Constelaciones Familiares) muchos de nuestros patrones de conducta están asociados a nuestro fin de compensar y de expiar la culpa de un miembro de la familia  marginado o excluido.  Nosotros, en nuestro rol de hijos, sin saberlo llevamos la carga, en un “destino ciego”.  Entonces, es a través de la pareja que comenzamos a explorar y a vivenciar el destino oculto para reparar, llenar, sostener a mi árbol familiar en vez de estar con ella presente para  caminar lo nos toque recorrer juntos.

He podido observar en mi vida personal y en mi práctica cómo, sin tan siquiera comprenderlo,  asumimos roles con nuestra pareja en los cuales:

  • Aceptamos injusticias
  • Toleramos lo intolerable
  • Nos comportamos como si fuésemos padres o madres de la pareja
  • O somos como niños inocentes y creemos lo increíble 
  • Damos desmedidamente
  • Perdemos nuestra identidad
  • Demandamos constantemente
  • Nos quejamos constantemente del otro
  • No podemos estar disponibles para crecer en armonía ni tampoco disfrutar la relación

De pequeños, si observamos que mami no esta bien, hacemos todo para hacerla feliz, para que descargue en mi lo que tenga que sacar porque ella es mi fuente de vida. Por el amor inocente de niño y la creencia implícita de que puedo compensar la infelicidad de mi mamá me olvido de mi mismo… Es como una especie de “expiación” “ofrezco mi vida por ti”.

Cuando crecemos, esta parte del niño queda en nosotros y vamos a proyectarla y sacarla con nuestra pareja principalmente.

Conoce La Historia De Soledad

Soledad vino a mi consulta porque no se sentía que ella y su pareja tenía un rumbo en común y ya era la cuarta pareja en su vida con el mismo patrón. Las relaciones anteriores se habían acabado justo porque ambas personas perdían el camino. Ella a su vez parecía perdida como si hubiera perdido y estaba sin rumbo.  Esto lo sentía como persona y también en su relación de pareja.  Me dijo: “No sabemos ni donde estamos ni hacia dónde vamos”.  

Las relaciones siempre comienzan con un camino en común, pero a menudo terminan sin proyectos, sin un futuro claro.

Al ver en su árbol familiar de Soledad, noté varios puntos que me llamaron la atención.

  • El papá de Soledad fue adoptado.
  • La mamá de Soledad deja a su primer hijo abandonado en casa de sus padres (abuelos maternos de Soledad) y es considerado por soledad más un tío que un hermano.
  • El papá de Soledad (Pedro) se junta con una mujer 20 años mayor (Luisa).  Pedro tenía 20 y Luisa 40.  Pedro y Luisa tuvieron un hijo (Ramón).  Pero nunca se quisieron hacer responsables y a Ramón lo terminan criando los papás adoptivo de Pedro.  
  • El papá de Soledad termina con la mujer mayor y se casa con la mamá de Soledad (Ana).  
  • Soledad no sabe nada sobre sus abuelos biológicos.  
  • Soledad se entera de la historia de Ramón que fue abandonado por su madre y se lo dejaron a cargo a los abuelos.  Ramón es medio hermano de Soledad.
  • Soledad se encarga de sus padres desde siempre y, por amor ciego, se sacrifica queriendo hacerlos felices porque ambos cargan pesadas memorias de exclusión: los padres biológicos del papá, el hermano de la madre abandonado por la abuela y su propio hermano mayor que fue abandonado por su papá y la primera mujer del padre.

Todo este escenario familiar hace que Soledad se encuentre perdida internamente y además atrae personas con el mismo perfil.  Ambos seres perdidos buscado su identidad y lugar en su familia.  Como consecuencia, no tienen más energías para pensar, planificar y llevar a cabo proyectos juntos.

Es posible que Soledad y su pareja se amen mucho, es posible que deseen cambiar las cosas pero si siguen ocupado un puesto que no le corresponde en sus sistemas familiares no hay orden. No hay intención ni enfoque principal en la pareja por lo que será muy difícil  sostener por mucho tiempo una relación donde ambos caminen hacia un futuro en común.

¿Cuándo El Amor Comienza A Ser Amor? El Amor Despierto

El amor comienza a ser amor cuando descubro que mi pareja en un reflejo de lo que yo llevo dentro y dejo de culparla y me hago RESPONSABLE de lo que me toca. El amor comienza a ser amor cuando veo a mis padres y a mi sistema familiar con respeto y sin condenas. El amor comienza a ser amor cuando dejo de criticar de donde vengo y suelto la necesidad de tratar de repararlo, mejorarlo, perfeccionarlo, cambiarlo y ocupo mi lugar aceptando tal y como fueron las cosas y dejo la arrogancia para integrar que soy parte de ellos con lo bueno y con lo malo. Yoly

El trabajo empieza con nosotros mismos.  Cuando sanamos esos vacíos que quedaron inconclusos, que hacen que siempre estemos sobreviviendo en vez de viviendo conforme al propósito para el cual fuimos traidos a este mundo, entonces vemos la vida con un lente diferente.  Me hago responsable de lo que estoy generando en mi relación de pareja y de las cargas que debo soltar para ser totalmente libre.

Solamente amo de verdad cuando somos “adultos” y sólo somos adultos cuando dejamos de ser arrogantes ante nuestros padres. Cuando abro mi corazón y decido aceptar el orden tal y como es. Aceptar que desconozco la verdad sobre ellos sin que ello implique que deba cargar con sus emociones.

En este proceso, le podemos dar un lugar a nuestra pareja y estar disponible para ella.  

Con Soledad, una vez identifique de dónde salía ese sentimiento de “estoy perdida”, pudimos sanar esos sentimientos de culpa, dolor, y deseos de reivindicar a aquellos excluidos, de cambiar el destino de sus padres, entonces tocamos el punto de ella con respecto a su relación.  

Parte de lo que nos toca hacer, si queremos tener una relación de pareja saludable, enérgica, llena de sorpresas pero a la vez estable en los aspectos que nos dan seguridad, es poder ver a nuestra pareja tal como es y a su sistema familiar.  Le respetamos, le honramos tal cual es.  Ese gesto como tal, personifica el amor adulto y lo distingue del amor ciego o niño.

Me siento feliz de ser parte del proceso de Soledad.  Como me dijo en sus palabras “siento que me liberé de mis condenas”.  

Esta historia puede inspirar a muchos que se sienten que viven una vida que no tiene salida sino muchos tropiezos.  Que se sienten olvidados y sin rumbo.  Que han dejado todo por levantar a su familia, pero en el fondo sienten que su vida es injusta, que no comprenden por qué el amor no puede llenarles esos vacíos que sienten que llevan por dentro.

¡Comparte!  Y por supuesto, podemos tener una conversación en Facebook para saber más de ti.  Recibe acceso a mi grupo privado.  Haz clic aquí.